Ayuda profesional durante el proceso el duelo

por | Dic 5, 2019 | Blog | 0 Comentarios

Antes de proceder a buscar ayuda profesional durante el proceso de duelo es recomendable tener en mente que esta es una situación completamente normal, puesto que la muerte es un elemento inherente a la existencia humana.

Los psicólogos y profesionales aseguran que es sano que la persona atraviese el proceso de duelo ya que es la forma natural de manejar el dolor y la tristeza que significa la muerte de un familiar, amigo o ser querido.

Vale la pena destacar que es prácticamente imposible no sentir dolor cuando muere una persona, alguien que estaba directa o indirectamente, a nuestro entorno. El duelo que se desencadena después de la muerte de alguien de nuestro entorno, como todo proceso natural, puede complicarse.

Es por esta razón que se recomienda que el proceso de duelo que no se haya complicado se afronte sin la necesidad de buscar ayuda profesional especializada. Por su parte, si se complica y llegase a interferir en el comportamiento de la persona, comprometiendo directamente su salud, la ayuda profesional para afrontar el duelo resulta imprescindible.

Señales que pueden ayudarle a saber cuándo solicitar ayuda profesional durante el proceso de duelo:

  • La persona se desenfoca y se desorienta dificultandosele tomar decisiones básicas.
  • El afectado siente que es imposible continuar la vida sin la persona que ha muerto.
  • Se experimenta dificultad para lidiar con el tema de la muerte y la ausencia del ser querido.

Ayuda profesional durante el proceso de duelo: ¿Cuándo buscarla?

Los especialistas han definido 4 fases con características específicas que le ayudarán a identificar el momento indicado para buscar ayuda profesional en caso de que el proceso de duelo se complique. Estas fases permitirán saber cuándo la situación se ha salido de control y qué tipo de asistencia inmediata, a mediano y a largo plazo, se puede aplicar para que la persona que la padece pueda salir airosa de esta lamentable situación.

Fase número 1: Estrés por la ausencia que representa la muerte del ser querido.

En esta primera fase la persona presenta todos los días tres de los siguientes síntomas:

  • Recuerdos incontrolables de momentos vividos con la persona fallecida.
  • Sensación de profunda tristeza y depresión por la ausencia del ser querido.
  • Búsqueda constante por lugares de la casa y otros sitios de la persona fallecida.
  • La persona se siente sola y deprimida debido a la ausencia de la persona fallecida.

Fase número 2: Estrés psicológico generado por la muerte del ser querido.

En esta segunda fase la persona presenta todos los días al menos cuatro de los ocho síntomas que se presentan a continuación:

  • El afectado carece de metas a corto y mediano plazo y deja de pensar en objetivos a futuro.
  • La persona experimenta ausencia de respuestas emocionales ante situaciones en su entorno.
  • No le es posible terminar de aceptar la muerte del ser querido.
  • Sentimientos de estar llevando una vida vacía y sin ningún sentido de superación.
  • Por lo general la persona tiende a adoptar conductas de la persona fallecida.
  • Episodios de rabia y frustración que están directamente relacionados con la pérdida del ser querido.
  • Percepción alterada la forma de interpretar la realidad que le rodea.

Fase número 3: Depresión alarmante

En esta tercera fase la persona experimenta durante todos los días los síntomas arriba indicados por un tiempo no menor a seis meses.

Fase número 4: Desgaste de la salud de la persona

En esta fase la persona experimenta un alarmante desgaste de su vida social, laboral y sentimental, afectando directamente su desenvolvimiento con el resto de las personas que le rodean.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.